El Alpinista

En algún lugar del mundo se encontraba un alpinista, el cual estaba dispuesto a llegar a la cima de uno de los montes más grandes del mundo. En su desesperación por ganarles a los demás del grupo con el que iba, aumentó su velocidad y siguió. Poco a poco iba oscureciendo pero a él no le importaba. Cuando ya era todo oscuro, subiendo por un acantilado, faltando apenas 100 metros para llegar a la cima, tropieza y comienza a caer a una velocidad bastante alta. Él pensaba que iba a morir y de pronto siente un tirón muy fuerte que lo detiene. Como todo alpinista preparado él había clavado estacas de seguridad con candados en una larguísima soga que lo amarraba de la cintura. En ese momento no se le ocurrió más que gritar “Dios sálvame”. De pronto escuchó una voz muy fuerte que le dijo “¿En verdad crees que yo pueda salvarte?”, “” respondió él, La voz le digo “Si confías en mí, corta la soga que te sostiene en el aire”. Él se encontraba muy asustado y se aferró más a la soga que lo sostenía.

Al poco tiempo los rescatistas encontraron a un hombre congelado, muerto, colgado de una cuerda pero a solo dos metros del suelo.

Deja en manos de Dios todo lo que haces, y tus proyectos se harán realidad” Pr. 16:3
Cada uno de nosotros hemos tenido algún sueño, meta o algo por lo que luchar. Realmente Dios nos creó para cumplir un propósito, y eso le da sentido a nuestra vida. Pero ¿Qué sucede cuando nos aferramos a ese sueño y depositamos toda la confianza en nuestras fuerzas o en nuestro intelecto? Realmente aferrarnos a un sueño no está mal, lo que está MAL es confiar en que solos vamos a poder llegar a ese sueño. Todos sabemos que nosotros como seres humanos no somos perfectos, por eso necesitamos aferrarnos a un Dios perfecto que nos ayude a luchar, que vaya con nosotros y que al final se lleve la gloria de lo que logremos. No busquemos nuestra propia Gloria. Dice en su palabra que Él sabrá recompensar en público lo que hemos hecho en secreto. Vamos pon en manos de Dios, ese sueño que Él mismo puso en tu corazón.

Posdata:

Compártelo 😉

 

Entrada anterior
Soy un Valiente
Menú